Inicio Actualidad Bomberos de Leganés en huelga de hambre para recuperar sus puestos de trabajo

Bomberos de Leganés en huelga de hambre para recuperar sus puestos de trabajo

Dos bomberos duermen y pasan el día frente al ayuntamiento, esperando salir del limbo legal en el que fueron metidos sin su consentimiento

por Redacción
Bomberos Leganés huelga hambre

Bomberos de Leganés en huelga de hambre

Rubén y Charles son bomberos de Leganés. «Seré bombero hasta que me muera» afirma Charles. Los dos comparten con personas mayores, y viandantes que buscan descanso, la sombra sobre unos bancos frente al Ayuntamiento de Leganés, donde hace más de una semana decidieron pasar sus días, y sus noches, a la espera de salir del limbo legal en el que manifiestan encontrarse sin su responsabilidad.

Charles Rodríguez y Rubén Agudo están en huelga de hambre, tal y como explican en la sábana que han colgado en el árbol que les da sombra. Quieren recuperar sus puestos de trabajo como bomberos, del que por uno u otro motivo, han sido relegados, «y tras superar una oposición en la que participaron más de 5.000 aspirantes» reivindican. Todo ocurrió en 2020. El Ayuntamiento de Leganés, gobernado en aquel momento por Santiago Llorente (PSOE) (con Óscar Oliveira como concejal de Seguridad), transfirió su parque de bomberos, incluido personal y material, a la Comunidad de Madrid. Es aquí donde empieza el embrollo de estos dos bomberos (que en realidad son tres) porque no firmaron las condiciones de su traspaso, quedando en tierra de nadie. Siguen siendo funcionarios del Ayuntamiento de Leganés, pero sus plazas han sido amortizadas. O lo que es lo mismo, ya no pueden ser bomberos, que es para lo que se formaron y consiguieron su plaza de funcionarios de carrera, sino que fueron recolocados, uno como administrativo o prestando sus servicios en una biblioteca, y el otro en excedencia forzosa, sin puesto de trabajo asignado, y percibiendo este último poco menos de 700 euros al mes. El lío estaba servido porque fuentes del Gobierno Local de Leganés, que intentan revertir la situación y encontrar una solución ven como «muy complicado» el asunto. Dos vidas que penden de un hilo por un mal trámite administrativo realizado hace 4 años.

 

Bomberos Leganés Santiago Llorente Díaz Ayuso convenio

Isabel Díaz Ayuso y Santiago Llorente firman el acuerdo de transferencia del parque de bomberos de Leganés

Un poco de historia

Los dos bomberos en huelga cuentan a LA VOZ DE LEGANÉS que, de primeras, los aún por aquel entonces bomberos municipales de Leganés votan en contra de este cambio «en tres ocasiones en las que salió que no querían ser traspasados a la Comunidad de Madrid, en la menor de ellas con un 78% de votos en contra» y luego «un señor, Óscar Oliveira, durante un año y medio ofreciendo dinerito, plazas de nosécuánto y cositas a la gente… hay un audio, que el otro día se lo puse en el Pleno del ayuntamiento, ofreciendo 11.000 euros a la gente para irse a la Comunidad de Madrid y luego amenazando que si no te ibas, te quedabas de barrendero», explica Charles. «Es un poco raro que los dos delegados sindicales estemos en esta situación más Rubén, que estaba de baja. Curioso por lo menos», cuestiona Charles, que rodeado por la visita de sus antiguos compañeros del parque de bomberos, pero ahora dependientes de la Comunidad de Madrid, alguno reconoce que firmó «por cobardía». Así, uno a uno, los bomberos empiezan a firmar el consentimiento para el cambio a la Comunidad de Madrid. Todos, menos Charles, Rubén y un tercer compañero, que no lo firman. Charles no firma porque se dedica al cuidado de su padre, que estaba en aquellos tiempos muy enfermo de cáncer, «este asunto me pilla cuando estaba atendiendo a mi padre, pero aun así presenté cuatro escritos a Oliveira, este concejal sinvergüenza y al alcalde, que es prácticamente igual que el concejal, solicitando información sobre qué condiciones implicaba ese cambio y la firma de ese nuevo convenio, pero nunca recibí respuesta”, explica. «A mí me dio un papel un señor que era suboficial en funciones que me dijo que me estaban buscando y fueron a mi casa. Me dieron dos días, no quince como al resto de compañeros, que es ilegal. Todo ha sido ilegal. Todo». Y añade «aún me deben las vacaciones de 2020».

El caso de Rubén es distinto. En aquellos momentos tenía una incapacidad permanente revisable, que termina en enero de 2021, cuando la Seguridad Social le notifica que ha procedido a su alta médica.  Entonces Rubén se persona en el ayuntamiento para volver a su puesto de trabajo “y fue cuando me indicaron que mi plaza de bombero ya no existía y que hablara con la Comunidad de Madrid”. Así lo hizo, pero no iba a ser tan fácil como parecía, porque las dos Administraciones Públicas se pasaban el problema la una a la otra, hasta que por fin acordaron que Rubén seguía perteneciendo a la plantilla municipal. Pero ya no había plaza de bombero, «entonces me dicen que tengo que incorporarme a una plaza de administrativo, yo que no sé nada de ordenadores… Firmé aquello porque no tenía otra cosa”, apunta. En agosto de ese año le concedieron de nuevo una baja por motivos psicológicos. Eso sí, le deben siete meses, de enero a agosto, que nadie le ha pagado ni ha cotizado a la Seguridad Social por él.

Rubén decidió empezar a litigar judicialmente y demandó a la Comunidad de Madrid por fraude de ley. Una sentencia en primera instancia le dio la razón, pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la anuló y le dejó aún más en el limbo en el que se encuentra desde entonces, «porque según el TSJM un ciudadano tiene que leer todos los días el BOCM (Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid) a ver si sale su nombre». Charles por su parte también interpuso una demanda, pero lleva años esperando que se produzca el juicio.

El futuro de estos bomberos

Cuentan que el nuevo equipo de Gobierno del PP y ULEG se está portando muy bien con ellos, pero de momento no encuentran la solución que ponga fin a sus problemas. “Nos han ofrecido ser barrenderos o conductores, pero es que nosotros elegimos ser bomberos y tenemos nuestra plaza. Prefiero morir antes que renunciar. Aún me queda mucho para aguantar, pero si después de esto me tienen que llevar al hospital, en cuanto me den el alta médica volveré a instalarme aquí”, asevera Charles. A él el ayuntamiento le tiene en una situación de excedencia forzosa, por la que le pagan poco más de 700 euros. “He vendido todas mis propiedades para poder sobrevivir, ya no me queda nada”, añade. Ambos bomberos alegan que en otros municipios se ha hecho también traspaso de los parques de bomberos municipales y no ha habido ningún problema, «salvo aquí en Leganés, en Getafe, Torrejón, Móstoles, Aranjuez… nunca ha habido un problema. Pensamos que lo han hecho mal a posta para perjudicarnos. No he visto una gestión más mala en mi vida», sentencia Charles.

Desde la Comunidad de Madrid han explicado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid realizó esta integración hace tres años con los otros 72 bomberos del parque de Leganés, y que estos tres que no firmaron están fuera de plazo administrativo para poder hacerlo, por lo que no tienen intención de incorporarlos al parque de bomberos.

Miguel Ángel Recuenco, actual alcalde del Partido Popular, según fuentes consultadas por este medio, está haciendo lo posible y estudiando vías legales para encontrar soluciones a este problema que es otra «herencia envenenada” del anterior equipo municipal socialista.

Bomberos LeganésMientras las soluciones llegan, los trajes de bomberos están desplegados frente a las puestas del ayuntamiento «unos trajes buenos, con todas las posibilidades de seguridad, como el arnés integrado, y no como los que tenemos ahora que no valen para nada», explica uno de sus compañeros bomberos que les visitan, y que llaman la atención a viandantes y curiosos que se acercan a preguntar qué sucede y por qué están ahí. Ellos, Charles y Rubén, no pierden las ganas de contar su situación, entre sorbo y sorbo de bebidas isotónicas y agua, que algunos transeúntes les llevan, para solidarizarse con ellos y tratar de poner su granito de arena.

Y es que, consigan o no la vuelta a su puesto de trabajo, no se puede discutir que estos dos hombres son bomberos. Y lo serán siempre.

LEXUS Madrid Sur

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si está de acuerdo acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies para cambiar la configuración Aceptar Leer más

Adblock Detectado

Por favor, la publicidad es importante para nuestra existencia. Deshabilite el bloqueador de anuncios de su navegador