Inicio Actualidad Madrid recuerda este sábado su mayor masacre terrorista diecinueve años después

Madrid recuerda este sábado su mayor masacre terrorista diecinueve años después

por Redacción

Madrid recuerda este sábado su mayor masacre terrorista, los atentados del 11 de marzo de 2004, en los que la explosión de 11 bombas colocadas en 4 trenes de Madrid por una célula yihadista mataron a 192 personas y dejaron más de 1.800 viajeros heridos.

Asociaciones de víctimas, políticos, agentes sociales, ciudadanos y familiares de los fallecidos conmemorarán en esta ocasión el diecinueve aniversario de los atentados con diversos actos desde primera hora de la mañana. Como todos los años, la asociación 11M Afectados del Terrorismo hará su homenaje en la estación de Atocha con la participación de los secretarios generales de CCOO y UGT de Madrid y el presidente de la asociación, Eulogio Paz. Antes, en la Puerta del Sol, en la sede del Gobierno regional, tendrá lugar a las 9 de la mañana otro acto junto a la placa que recuerda a los fallecidos, los heridos y a quienes les socorrieron aquel día.

Y como viene siendo tradicional, al mediodía, en el Parque de El Retiro, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) recordará la acción terrorista junto a los 191 cipreses y olivos que componen el Bosque del Recuerdo. Un acto, con la presidenta de la AVT al frente, Maite Araluce, y al que está previsto acudan la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, y la delegada del Gobierno, Mercedes González, entre otros También la Asociación 11M-Afectados del Terrorismo celebrará los habituales actos en los otros puntos en los que estallaron las bombas además de Atocha: calle Téllez, Santa Eugenia y El Pozo.

En total 193 personas de 17 nacionalidades distintas -la española la más numerosa con 143 víctimas- perdieron la vida en los atentados: 34 en el tren que explotó en la estación de Atocha; 63 a su paso por la calle Téllez; 65 en el de la estación del Pozo; 14 en la de Santa Eugenia y 16 en diferentes hospitales, la última de ellas, en 2014, tras permanecer en coma 10 años.

A estas se sumó el policía del GEO Francisco Javier Torronteras tres semanas después del atentado, el 3 de abril de 2004, como resultado de las heridas sufridas cuando 7 miembros del comando yihadista autor de la masacre se suicidaron utilizando los explosivos que almacenaban en un piso de Leganés (Madrid).

La noche del sábado 3 de abril quedará grabada en la memoria de España y, especialmente, del barrio Norte, que ya será para siempre el primer lugar de Europa en el que un comando islamista se inmoló al grito de «Alá es grande» para evitar su captura y arrastró la vida de Francisco Javier Torronteras Gadea, un veterano agente especial que ya se había enfrentado cara a cara con el terrorismo.

Poco se sabía entonces del terrorismo yihadista y su alcance. Fue la pista de un teléfono móvil lo que llevó a la Policía hasta la calle Carmen Martín Gaite donde un grupo de terroristas se había atrincherado. Los agentes localizaron un piso sospechoso en el que podían encontrarse los terroristas huidos, precisamente, uno de ellos dio la voz de alarma y comenzaron los disparos. Era la confirmación de la sospechas. Algo muy parecido a lo que ocurrió en París hace 24 horas.

No fue hasta las 19:00 horas cuando los GEO hicieron acto de presencia en Leganés, con la zona ya desalojada y el perímetro de seguridad establecido. Fuertemente armados, los terroristas se niegan a salir de la vivienda y responden con más disparos.  Los GEO cortaron el agua, la luz y el gas. Derribaron la puerta y lanzaron gases lacrimógenos. Y es entonces cuando los terroristas hicieron estallar 20 kilos de dinamita. Un agente falleció y varios resultaron heridos.

LEXUS Madrid Sur

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si está de acuerdo acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies para cambiar la configuración Aceptar Leer más

Adblock Detectado

Por favor, la publicidad es importante para nuestra existencia. Deshabilite el bloqueador de anuncios de su navegador